miércoles, 23 de marzo de 2016

BATMAN V SUPERMAN: EL AMANECER DE LA JUSTICIA. LA RESEÑA SIN SPOILERS.


Los más fieles recordaréis que en nuestro muro de Facebook anunciamos al menos un par de veces que haríamos dos reseñas, una con spoilers y otra sin ellos.

Pues bien, como dijo John Matrix en Commando: te mentí.

Al menos de momento, porque después de ver la cinta uno se da cuenta de que esta apela más a los sentimientos que al argumento (que no es nada que no hayamos leído cien veces de distintas formas, pero no por ello desdeñable) por lo que los giros de la trama los tendréis que descubrir por vosotros mismos. 

Creedme que no importan tanto como el resto. Aunque no son baladíes.

Al tema:

Zack Snyder no tenía una tarea fácil.

Tenía que cargar al menos con tres losas:

1-Una película anterior de uno de los protagonistas que no convenció.
2-Un trilogía previa de otro protagonista que ha sido unánimemente aclamada.
3-Sentar (definitivamente) la primera piedra de un universo cinematográfico en el cine.

 Y vamos a añadirle una cuarta losa: hacer todo esto sin ser infiel a sí mismo como cineasta.

¿Ha conseguido quitárselas de encima?

Vamos por partes:

Allá donde Man Of Steel resultó farragosa, densa y carente de sentido para algunos en algunos tramos de su narración, BvS resulta densa, pero no farragosa y si: tiene fallos de guión. 

Pero fallos que a mi personalmente no me han molestado y que ahora mismo achaco más a los 30 minutos de metraje eliminado que veremos en formatos domésticos que a la labor de director o guionistas. 

Y es la densidad que caracteriza al cine de Snyder la que hará que de nuevo, la opinión esté dividida. 

Porque seamos claros: esta película puede llegar a aburrir al espectador casual que entra en el cine sin saber a ciencia cierta la diferencia que hay entre Transformers y Watchmen.

Y más con la asentada costumbre de los últimos años de que una película de superhéroes se ruede para complacer a todo el mundo. Cosa que es MUY DIFICIL de lograr y por la que hay que felicitar a Marvel efusivamente y esperemos que por muchos años.

No somos nada amigos en GCI de estas comparaciones Marvel/DC, pero sabemos que la comparación va a surgir, y ¡Diablos! ¡La propia Warner quiere que surja!

Y es que donde BvS hará que el espectador no-necesariamente-comiquero se impaciente por ver empezar el despliegue de superpoderes, el fan del cómic y del Universo DC en particular es dónde se recreará.

Snyder es oscuro, pomposo, ostentoso y alguno dirá que hasta pedante.

Afrontémoslo: el mejor Universo DC es oscuro, pomposo, ostentoso y algunos dirán que hasta pedante. 

Así que el resultado de BvS es una cinta que inevitablemente va a recordar a Man Of Steel por motivos obvios pero mucho más redonda. 

En este sentido, medio punto para Zack. El otro medio se lo quitamos precisamente para dárselo completo en el cuarto.

Porque esto no es cine hecho con una plantilla. 

Es cine de director. 

Y de director con personalidad (las mejores cintas de Batman siempre lo han sido, por cierto) y si esa personalidad no te convence, esta película no te va a gustar.

Lo que tiene de bueno y de malo este punto, que lo decida cada uno.

Para mi como persona a la que ninguna cinta de Snyder le ha disgustado (algunas simplemente me han gustado más que otras) esto juega a su favor.

¿Y como funciona esta cinta de cara a un universo compartido?

En mi opinión sorprendentemente bien. Los que soléis leernos sabéis que mi Batman es el Batman detective que trabaja sólo y que siempre se me ha hecho raro verle enfrascado en esas luchas bigger than life de la JLA.

Pero esta cinta ha conseguido que quiera ver más de este universo. Y ¡Vaya si quiero que El Señor de la Noche esté en él!

Si la memoria no me falla, nos queda por aclarar el punto dos así que vamos a centrarnos ahora en el personaje de Batman.

Lo primero que cabe decir por adelantado es ¡Alto el fuego!

Que ni los fans de Christian Bale se sientan amenazados ni los neoconversos de Ben Affleck comiencen a ondear banderas de victoria. Basicamente porque esto no es ninguna guerra, pero nos conocemos.

Affleck compone un Bruce Wayne convincente y esforzado y el Batman que estéticamente es el más cercano a lo que llevamos leyendo toda la vida.

Pero Bale es mucho mejor actor y Batfleck no ha mandado a su armada a luchar contra los elementos. Y lo sabe.

Tenemos aquí a un Batman en el que las carencias de lo uno se ven complementadas por las abundancias de lo otro por lo que en definitiva, tenemos un nuevo canon para el personaje, demostrando una vez más que si lleva 77 años en la cresta de la ola es porque es capaz de adaptarse a lo que le echen.

Jeremy Irons como Alfred sigue la estela dejada por sus predecesores de componer un personaje sólido, socarrón y servicial en lo que ya podemos dar en llamar el fenómeno Alfred que consiste en que absolutamente todas las versiones  fuera del cómic, desde la serie de Adam West hasta esta cinta sin olvidarnos de las versiones animadas (o de las mamarrachadas de Joel Schumacher), han sido excepcionales.

Porque aunque es cierto que a Irons le falta metraje para compararlo con los grandes Michel Gough y Michael Caine lo que podemos ver no hace sino dibujarnos una sonrisa en el rostro.

Así que zanjaremos este asunto con dos preguntas y sus correspondientes respuestas:

¿Es mejor el Batman de Snyder que el de Nolan? NO.
¿Es mejor el Batman de Nolan que el de Snyder? NO.

Son diferentes y magníficos ambos (y el de Burton, ya que estamos). 

Así pues si Affleck no cierra bocas después de esto, es porque la gente que la tiene abierta lo que tienen cerrados son los ojos.


Con Superman sin embargo la cosa es distinta. Y os vamos a remitir a este artículo de esta misma página para que los que no lo hayáis leído entendáis bien lo que voy a escribir a continuación.

No corren buenos tiempos para Superman ni para lo que tradicionalmente ha representado. 

DC lo sabe, Warner lo sabe, Zack Snyder lo sabe, Chris Terrio lo sabe y el aficionado que tiene el sentido de la vista en un estado funcional más o menos aceptable también lo sabe.

Pero lo mejor es que la película lo sabe (si hasta hay un diálogo que lo dice de manera explícita si sabes pillar la referencia) y juega con ello.

Juega con ello de manera que de una u otra forma al final acabamos por tener al Superman que reconocemos y amamos, si bien es cierto que a costa de sacrificar alguno de sus aspectos hasta ahora más reconocibles e idiosincrátricos.

Otra cosa más que debemos de afrontar: por desgracia nadie nos va a devolver al ENORME Christopher Reeve ni lo que él representó y supuso para el personaje (TODO).

Ni a él, ni a su época, ni a la sociedad de su tiempo.

 Así que nos guste o no (y a mi es al primero al que no le gusta demasiado) Superman está condenado a renovarse o morir más allá de llevar o no calzoncillos por fuera de los pantalones y cuanto antes lo asumamos más disfrutaremos. 

Y la verdad, le prefiero vivito y coleando aunque me haga torcer el gesto alguna vez que en el limbo de los personajes que no supieron adaptarse a los tiempos.

Por cierto, a falta de Reeve, Henry Cavill sigue siendo un fichaje perfecto para encarnar al Último hijo de Krypton. Pero esto no es ninguna novedad.

En otro orden de cosas, la opinión general es que Gal Gadot sorprende y así es.

No tiene un exceso de metraje, pero el que tiene está perfectamente planificado para que queramos saber más sobre Wonder Woman.

Otra cierra bocas y la mía la primera. Yo no veía a esta mujer en el papel ni aunque se hinchase a comer twinkies en sesiones 24/7.

Y ahí que me ha dado con todo el escudo en mi enorme bocaza.

¿Y qué hay de Lex Luthor y Lois Lane?

Jesse Eisenberg no lo hace nada mal pero tampoco destaca particularmente. Yo al menos no he visto al robaescenas del que se ha venido hablando por ninguna parte. Otro punto a favor si se quiere ver así, siendo que los dos grandes protagonistas de la cinta son el kryptoniano y el Caballero Oscuro.

Y Amy Adams es muy mona ...

Así que podemos concluir que al menos en lo que a los cuatro puntos planteados inicialmente, la cinta ha pasado el corte.

Y si eso no es un éxito, más allá de los resultados de taquilla (que definitivamente no nos pueden importar menos) decidme qué lo es.

Pero para finalizar la invitación de siempre: ve a ver la película, saca tus propias conclusiones y colócala mentalmente en la posición de tu escalafón que consideres oportuno.

Porque al menos una cosa si que podemos asegurar y es que merece la pena verla.

PD: No os fiéis demasiado de los tráilers. Y hasta ahí podemos contaros...


















5 comentarios:

  1. Muchas gracias, es una película esperada por mucho tiempo y las críticas que habia leido en otras páginas dedicadas al mundo de los cómics eran poco alentadoras. Se nota una mente abierta y despejada de ataduras en tus letras y lo mejor: sin espoilers. Saludos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos y muchas gracias a ti por leernos y comentar.

      Eliminar
  2. Muchas gracias, es una película esperada por mucho tiempo y las críticas que habia leido en otras páginas dedicadas al mundo de los cómics eran poco alentadoras. Se nota una mente abierta y despejada de ataduras en tus letras y lo mejor: sin espoilers. Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  3. Los fans están amando esta película,la crítica la está odiando,hasta después de verla sabré,es cierto que me gustó Man of Steel,pero se le critica por la carencia de guión,muchas películas de Marvel carecen de lo mismo y nadie dijo nada al respecto.

    ResponderEliminar
  4. A mi man of steel me gusto mas que las de Marvel,esta claro que cada uno tienr su opinion,pero para nada me parecio farragosa,densa y carente de sentido lo unico que no comprendi fue la muerte tonta de Jonathan Kent y Batman vs Superman me ha gustado mucho,eso si,no espereis que esten todo el metraje vestidos de super-heroes y disfrutar la historia

    ResponderEliminar